16 noviembre 2006

Quién me lo iba a decir!

5 vuelos en un fin de semana. Todo hay que decir que son vuelos de descenso de 300 metros de desnivel y radioteledirigidos, pero son vuelos oyes! Ese mochilón es el parapente y la silla-arnés.



El primer vuelo no lo acabas de disfrutar hasta que no pisas suelo, es pura tensión. Estás en un entorno al que no pertences como especie inmunda humana y claro muy cómodo no te siéntes. Al segundo vuelo le vas pillando el gustillo y sobre todo la sensación de cuando tocas tierra después del vuelo es flipante. El mejor vuelo de los cinco fué el último porqué pude disfrutar del vuelo y del aterrizaje.

El colega de arriba es Paco hijo, uno de los monitores-profesores-ángeles de la guarda o como quieran llamarlos...el puto amo del aire, un crack vaya. Dice la leyenda que nació durante el viaje en parapente de Córdoba a Aviá...y qué ya echó a volar.



Unas filigranas de Paco. Pasada el vuelo rasante a medio metro!

Video el rostro del miedo
Ruco aterrizando por primera vez
Mi segundo aterrizaje
Casi diana
Aterrizaje perfecto! By Ruco

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Qbata said...

wuau!

9:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home